viernes, 26 de abril de 2013

Propagación de 'Los Zetas' en México ha sido muy rápida


Propagación de 'Los Zetas' en México ha sido muy rápida

CIUDAD DE MÉXICO, 25 de abril.- La expansión de Los Zetas ha sido vertiginosa. Al menos eso demuestra un reciente estudio de Harvard que indica que desde 1998 han operado en promedio en 33 nuevos municipios cada año.
Según datos del sitio especializado In Sight Crime, el segundo grupo más expansionista, el Cartel del Golfo, lo hizo en 19.7 nuevos municipios durante el mismo periodo de tiempo.
Para 2010, Los Zetas operaban en 405 municipios, 161 más que el cártel del Golfo, y fue 2.3 veces mayor que el cártel del Pacífico.
Es más difícil explicar cómo Los Zetas fueron capaces de lograr esta expansión.
Rápidamente se convirtieron en sinónimo de tortura y decapitaciones, de cuerpos mutilados y escenas sangrientas en los espacios públicos. No buscaban aliados, buscaban dominación. No derrotaron a sus enemigos, los destruyeron.
A diferencia de otros cárteles, Los Zetas fueron los primeros que abiertamente desafiaron a los poderes tradicionales e intentaron arrebatar el control de los bastiones de estos rivales.
Simplemente, no había límites para esa organización.
En efecto, las áreas en las que operan Los Zetas han registrado el mayor número de homicidios relacionados con las drogas.
En 2010, detalla In Sight Crime, los municipios en los que operaban Los Zetas registraron diez mil 169 homicidios relacionados con las drogas, mientras que en los municipios donde dominaba el cártel del Golfo se registraron seis mil 388. Tijuana es menos violenta, con cuatro mil 772 homicidios.
Los analistas sostienen que Los Zetas lograron esta expansión debido a su formación militar.
Así que ¿cómo se explica la expansión de Los Zetas? In Sight Crime asevera que nunca se han visto a sí mismos como un grupo narcotraficante. Siempre han sido un grupo militar, cuyo principal objetivo es el control territorial.
Los Zetas entendieron algo que los otros grupos no hicieron: que no era necesario llevar a cabo actividades criminales con el fin de ser rentables, sino que necesitaban controlar el territorio en el que esas actividades estaban ocurriendo.
Esa organización delictiva buscó nuevos mercados, áreas que tradicionalmente tenían un rol significativo en el narcotráfico u otras actividades criminales importantes.
Del total de municipios en los que Los Zetas han operado desde su inicio, 381 eran antes territorios de otras organizaciones criminales. El cártel del Golfo operó en 325 municipios que eran controlados por otros grupos, seguido de La Familia, con 260.
Lo hicieron con la anteriormente mencionada combinación de fuerza bruta y entrenamiento, pero más importante, un modelo singular centrado. Sus soldados tenían sólo un trabajo: tomar el control del territorio y obtener una renta de los otros actores criminales. Ellos tenían que seguir su objetivo, luego extorsionar a pequeños narcotraficantes, traficantes de personas, ladrones y comerciantes de contrabando.
También están haciendo dinero del narcotráfico internacional. Pero esto también se modifica dentro de la estrategia general de Los Zetas para controlar el territorio.
Su expansión global obedece a una lógica diferente que se enfoca menos en qué mercados de drogas son los más rentables y más en cuáles de los mercados ilegales están en juego.
En resumen, la expansión de Los Zetas es menos acerca de sus técnicas terroristas y destreza militar, y más debido a su singular enfoque, el modelo fácilmente replicable, y múltiples fuentes de ingreso locales. Los resultados para Los Zetas han sido impresionantes. Los resultados para México son deprimentes.

No hay comentarios: